lunes, 2 de septiembre de 2013

Noches


Noches

Siempre las noches me resultan un refugio,
 aunque me sobrecoge el miedo del futuro,
 en el silencio y el murmullo,
 bebo dosis de subterfulgio,
 es cosa que a veces mal auguro,
 cuando entre las sombras arrullo.

Besos que tatuan las noches,
miradas que se pierden entre nubes rojas,
 ausencias combativas,
 poses de mujeres altivas,
 candidas doncellas exentas de mofas,
ojos verdes que pasean por los coches.

Soliloquios tristes y vehementes,
martillos de sonoro estruendo,
 días y noches que no entiendo
que desatan sus voces como un torrente

Se pierden los gritos en las negruras,
se ahogan los lamentos en el desierto,
poseen los amantes ataduras.,
notas mudas de un lobrego concierto.

La muerte pequeña que acampa en las carnes
los dientes filosos que laceran antes
las masas asustadas en hordas
las carnes magras se contraponen a las gordas

Soles que nuca acaban de amanecer
cielos que nunca terminan de teñirse de azul
farsas que nunca finalizan de escribirse
muertes que nunca logran llegar a tiempo.

2 comentarios:

Munani dijo...

Wow parece de esas noches de nunca acabar :/

Fernanda. dijo...

Las noches son refugio, es más fácil esconderse en ellas... de nosotros mismos.