miércoles, 9 de septiembre de 2009

Solo me tengo a mi

A veces llega la noche y me sabe desabrida
le exprimo limón, le pongo sal y la aderezo con algo de chile
otros días camino abrazandome por las calles
acarcio mis brazos hasta rozar mis manos suavemente con los dedos
me hago el amor en silencio
siento el calor y entre murmullos y palabras soezes reviento en mil pedazos
noto el aroma de las flores y la hierba soplando desde la ventana.

Que si te extraño? sí
pero que habría de importarte a tí
que tus noches y tus días y cada resquicio de tu tiempo
lo llenas de cuerpos, de corazones por romper
de ilusiones y sueños por robar.

Cuando llueve me paro desnudo frente a la ventana
siento la lluvia y el rocío viento frio acariciando en mi espalda
antes, creía necesitarte como el propio aire
no entendía que eras tu quien necesitaba ser respirado
como se respira un humo denso y contaminado
a veces con dulce olor a sándalo y a éxtasis
a veces nauseabundo y corrompido.

Ahora mis mañanas las oigo tibias
las siento verdes
y las huelo canto de gilgero
ya no estas tu para estemecer mi mente
pero día día descubro nuevos matices de ese marco
de ese cuadro al que le faltan por terminar formas

Se me habia olvidado quien era
se me había olvidado la luz de la verdad
la fascinante fragancia de la libertad
el dulce sabor de la conciencia tranquila
Solo me tengo a mi
pero sabes, estoy bien
porque estoy conmigo.