lunes, 22 de septiembre de 2008

viaje

viaje a tu cintura
cabalgando en tus fronteras

viaje en la memoria
la turbulencia de losrecuerdos

viaje por méxico
pos sus sabores y sus paísajes

viaje adentro de mis ojos
a mi arcon cerrado con tesoros y pobrezas

viaje al sabor
a Tamarindo y chile, a limón y pinguica.

viaje a la noche
a los humos y los bits

viaje al deseo
tu entre vapores

viaje a mi mismo
territorio de nadie

jueves, 18 de septiembre de 2008

Entre tus piernas

Entre tus piernas

Si existe la ciudad de la furia
debe ser muy cerca de tu boca
tal vez virando a la izquierda por la aorta
llegando a tu corazón
tocando tres veces la puerta de tu ventrículo.

Navegando en tu sangre
llegando a tu intestino
absorviendo las substancias de la vida
embadurnandome de potasio y magnesio
siguiendo el ritmo y los espasmos de las paredes

Deslizandome por tu ingle con pequeños besos cortos
acariciando tus costados con una pluma de Alcon
estirando cada vello tuyo
pasando las lengua por tu escroto lentamente
envolviendo tu glande entre saliva y sudor

Entre tus piernas el jugo de la vida
entre tus piernas y más abajo
el poso de los deseos
la magía de tu piel que se heriza
tu grito finito, vienes a mí.

martes, 9 de septiembre de 2008

lunes, 8 de septiembre de 2008

Demasiado amor

Demasiado amor... basado en Novela de Sara Sefchovich

Te veo hasta en mi sueños, he recorrido grandes distancias por tí, he cruzado valles, rodeado lagunas, me he sumergido en bosques eternos y en días nublados, he viajado tanto que llegado hasta la luna y colgarme de recuerdos de esos días.

Cuando pienso en tí siento ese súbito escalofrio, esa agonía en el la boca del estomago, te he perseguido hasta en sueños y estoy desbordado por tí, lleno de mariposas, lleno de anhelos.

Sin embargo se desde hace un tiempo, intuyo días de viento negro, de espera en ese último evento, cuando se ama el fínal se presiente, solo basta una palanbra, un aleteo de colibrí para ser la gota que derrame la pila, para vertir las aguas del desamor y la ausencia.

Demasiado siempre es salir dañado, apostar siempre ímplica perder, amar ímplica un dolor punzante que no termina día y noche que no se muere hasta que te mata, que te seca por dentro y te deja como estatua de bronce, cagado por lo pajaros, oxidado, ínmovil, abandonado en un parque o peor aún en la iglesia o cementerio, siendo testigo varado del cambio de las estaciones.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Te quiero con o sin

Te quiero

Te quiero aún sin erecciones
te quiero porque eres tú.

Sí el amor me entro por tu pito
rodeo tus caderas
se adueño con las manos aferradas a tus nalgas
también me aferre a tu corazón

Porque te quiero aún sucio y desgarbado
porque recorres mi sueños y mi lascitud

Te muelo como el maíz
ataco tu vientre
beso tu oreja y tu cuello
y muerdo tus pesones con exactitud

Te infrinjo las caricias perpetuas
recorro con mis labios tus costados
te erizas, te prendes, siento tu calor
tu armadura de vello me cubre

Aún sin tí tu recuerdo mi acaricia
tus manos me recorren

Mi lecho quieto
recuerda tus besos mustios
tus alas desbordadas
tu colozal columna
me quiebran en mil partes

Te quiero aun si no vuelvo a sentirte
aún si se apaga tu fuego
me pierdo en tus ojos
respiro por tí.

martes, 2 de septiembre de 2008

Impresiones

Me arrancaría la piel para que la guardaras debajo de tu almohada, para que no dudaras que te pertenezco, para sienteras mi suavidad en tus tardes asperas y tus noches de soledad.

Eres el seductor más traicionero y el más entregado a su mentira, tanto que te creo, que admito culpas, que me flagelo con acusaciones insulsas y martirios machistas.

Sabes conducirme al extasis con solo mirarme, te percibo a kilometros y olfateo tus ambiciones, se por donde te conduces e intuyo a donde miras.

Tienes la substancia de amaranto en tu boca, la ambrosia de los dioses en tu lengua y el cuerpo de una serpiente sigiloza que penetra con la punta del colmillo mis blandas carnes, que inyecta dosis alternadas de amor y desamor.

Poses las cualidades justas, y los defectos necesarios, eres ambivalente dulce y amargo, suave y aspero, día y noche, negro y blanco eres mi yo enfrentado y yo tu espejó pulido en las leyes del deseo y el corazón.

Somos dos puntos en el camino, dos odiseos buscando una Penelope dejada atras, un ideal enmohecido por nuestras batallas cotidianas, dos guerreros espartanos.

Andamos de la mano, pero espalda con espalda, miramos en una órbita contraria pero siempre hemos de pasar por el mismo punto. Vivimos encerrados en círculos de fuego y lo mismo soplamos al viento o nos convertimos en arroyo de agua fresca, nos bebemos, nos quemamos.

Soy quien te amó cuando ya nadie lo hacia, quien se quedo sin fe para prestartela, soy quien retrocede o avanza a tu lado, pero nunca a de dejarte solo.

Vivo cada día el reto de amarme, de equlibrar todas las caras del diamante para reflejar mejor la lúz, tu lúz y en mi libertad elijo estar contigo, ya no por necesidad ahora por desición, sabiendo que puedo prescindir de tu voz y tu letra, sabiendo que puedes presindir de mi ázucar y mi sal.

Entiendo que los años se llevan la vida, que los caminos se bifurcan, que los pajaros emigran, que las mariposas año con año buscan los bosques de abedules, así yo busco mi destino me lleve a tí o al ínfinito.

Encotre que me había perdido, que soltarte es tenerte, que abrazarte es abrazar el aire, tatuar el humo, beber incienso, santificar el sacrificio.

Veo que los planetas se mueven, que el universo conspira, que mutamos, que evolucionamos integros, que ganamos nuestra conciencia, que perdemos la inhibición, que sorteamos los caminos desconocidos.

Impresiones

Me arrancaría la piel para que la guardaras debajo de tu almohada, para que no dudaras que te pertenezco, para sienteras mi suavidad en tus tardes asperas y tus noches de soledad.

Eres el seductor más traicionero y el más entregado a su mentira, tanto que te creo, que admito culpas, que me flagelo con acusaciones insulsas y martirios machistas.

Sabes conducirme al extasis con solo mirarme, te percibo a kilometros y olfateo tus ambiciones, se por donde te conduces e intuyo a donde miras.

Tienes la substancia de amaranto en tu boca, la ambrosia de los dioses en tu lengua y el cuerpo de una serpiente sigiloza que penetra con la punta del colmillo mis blandas carnes, que inyecta dosis alternadas de amor y desamor.

Poses las cualidades justas, y los defectos necesarios, eres ambivalente dulce y amargo, suave y aspero, día y noche, negro y blanco eres mi yo enfrentado y yo tu espejó pulido en las leyes del deseo y el corazón.

Somos dos puntos en el camino, dos odiseos buscando una Penelope dejada atras, un ideal enmohecido por nuestras batallas cotidianas, dos guerreros espartanos.

Andamos de la mano, pero espalda con espalda, miramos en una órbita contraria pero siempre hemos de pasar por el mismo punto. Vivimos encerrados en círculos de fuego y lo mismo soplamos al viento o nos convertimos en arroyo de agua fresca, nos bebemos, nos quemamos.

Soy quien te amó cuando ya nadie lo hacia, quien se quedo sin fe para prestartela, soy quien retrocede o avanza a tu lado, pero nunca a de dejarte solo.

Vivo cada día el reto de amarme, de equlibrar todas las caras del diamante para reflejar mejor la lúz, tu lúz y en mi libertad elijo estar contigo, ya no por necesidad ahora por desición, sabiendo que puedo prescindir de tu voz y tu letra, sabiendo que puedes presindir de mi ázucar y mi sal.

Entiendo que los años se llevan la vida, que los caminos se bifurcan, que los pajaros emigran, que las mariposas año con año buscan los bosques de abedules, así yo busco mi destino me lleve a tí o al ínfinito.

Encotre que me había perdido, que soltarte es tenerte, que abrazarte es abrazar el aire, tatuar el humo, beber incienso, santificar el sacrificio.

Veo que los planetas se mueven, que el universo conspira, que mutamos, que evolucionamos integros, que ganamos nuestra conciencia, que perdemos la inhibición, que sorteamos los caminos desconocidos.